A pesar de que el Estado habló de una reducción de la presión fiscal sobre las Pymes del sector comercio y servicios, el pacto fiscal firmado entre Nación y provincias sobre fin de 2017, parece ir en sentido contrario.

Al respecto, el presidente de la CAME, Fabián Tarrío dijo, “Por lo menos seis provincias ya aprobaron aumentos en las alícuotas de Ingresos Brutos al comercio y los servicios para este año, y eso pone en riesgo a centenares de Pymes de esos sectores”

Salta, Río Negro, Neuquén, Tucumán, Tierra del Fuego y Misiones, son las provincias que han decidido las subas en estos sectores, aunque hay sumar aquellas que se adhieren a los revalúo inmobiliarios y las tasas de servicios urbanos municipales.

El comunicado emitido por la CAME también informa que, a pesar de que el gobierno declarara que “Ingresos Brutos es un impuesto distorsivo y regresivo”, razón por la cual trabajaría en su reducción, el capítulo III del nuevo Consenso Fiscal firmado a mediados de noviembre del 2017, estableció topes máximos de alícuotas para 2018 que en el sector comercio y servicios ya estaban muy por encima de las vigentes. Frente a la falta de recursos, las provincias decidieron incrementar este tributo. 

Así mismo el informe afirma que “lo mismo sucedió con el sector de la construcción, como es el caso de La Pampa, que lo llevó de 2,5% al máximo permitido para este año (3%). También el Impuesto Inmobiliario quedó en la mira. El pacto fiscal prevé un aumento desproporcionado en ese tributo, con el compromiso del Gobierno nacional de ayudar a actualizar la valuación fiscal para aplicar desde allí las tasas, que llegan al 2%. De hecho, en la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, se hizo un revalúo a partir de la cuota que vence en febrero, que arranca en 40% y sube escalonadamente hasta 75% para las de mayor valor”. 

El comunicado también da cuenta de que las tasas de servicios urbanos en varios municipios de la provincia de Buenos Aires, “avanzaron con subas por encima de la inflación…Si bien la mayoría de las ciudades del país realizaron aumentos del 30% en sus tasas, casi 10 puntos mayor a la inflación esperada para el año, hay casos notorios. Por ejemplo, en la ciudad de Mar del Plata, los aumentos llegan hasta 600%. En Olavarría, dependiendo la zona, hasta 100%. En Pringles, entre el 60% y 100%. En La Plata, hasta 50%. En Hurlingham, entre 35% y 60%. En Morón al 50%. En Tornquist al 30% cuando ya en 2017 se habían aumentado un 100%. En Pilar las boletas sorpresivamente están llegando con incrementos de hasta 300%”, informaron.

A pesar de sancionar la Ley Pyme, que comenzaba a dar un tratamiento diferencial al sector para impulsar a su crecimiento y desarrollo, hoy este pacto fiscal va en sentido contrario de dicha norma, fundamentalmente por no discriminar entre Pymes y grandes empresas. 

Así mismo, y totalmente de acuerdo con lo expresado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, “la situación fiscal apremiante a nivel provincial y municipal no debe hacer perder de vista que también muchos comercios y Pymes del sector servicios están atravesando tiempos delicados, con baja rentabilidad. El avance del Estado con más impuestos tendrá impacto en la dinámica del sector”.