La canasta de consumo cayó un 1% en el 2017, con respecto al año anterior, ya que la recuperación que se había registrado durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, no continuó durante el mes de diciembre.

Estos datos se desprenden del análisis ConsumerInsights que realiza trimestralmente Kantar Worldpanel. El mismo se encuentra publicado en su sitio web y allí expresa, “Una de las principales causantes para que diciembre no continuara con la tendencia positiva de meses anteriores, fue el comportamiento dispar de los diferentes sectores” y agrega, “El comportamiento del consumo hace que iniciemos un año con un arrastre bajo para 2018, con expectativas no mayores a un uno por ciento de crecimiento para el primer semestre”,  apreciaciones realizadas por  Federico Filipponi Director Comercial de Kantar.

El informe destacó, que tanto las bebidas como productos de cuidado, que venían mostrando un comportamiento positivo, finalizaron el mes con una baja del 2% y 5%  respectivamente. Sin embargo el sector lácteo fue quien cerró el año presentando la mayor de las contracciones, con un 5% en volumen para el último trimestre y un 7%  por ciento por debajo del 2016, constante anual.

Por otro lado también se resaltaron dos de los sectores que mostraron un crecimiento respecto al año anterior como Alimentos secos con un 1% y cuidado del hogar 3%.

En referencia a “La pirámide social” Kantar Worldpanel publicó “se registró un crecimiento homogéneo en el último trimestre. Sin embargo, el único grupo que tuvo un 2017 positivo en volumen fue el Nivel Socioeconómico (NSE) Bajo Inferior, grupo al que corresponde el 17% de la población, cerrando el año con un crecimiento de tres por ciento con respecto el año anterior. “Para tener un saldo positivo en la canasta de consumo masivo, es necesario contar con el desarrollo del NSE bajo superior, grupo al que pertenece el 33% de la población y cerró el año con dos por ciento de caída”, puntualiza Filipponi.

Por otro lado, Kantar Worldpanel expreso que tanto los mayoristas como almacenes fueron quienes cerraron el año con un saldo positivo mientras que los hipermercados, supermercados y autoservicios, lo hicieron con una caída en el volumen.

Las marcas propias  fueron las de mayor desarrollo, por ser una buena opción al bolsillo del consumidor.