La brecha de precios entre góndola y campo de los productos agropecuarios mejoró en julio -por tercer mes consecutivo- al registrar una caída mensual de 4,8 %.

A lo largo del mes los valores se multiplicaron por 4,61 veces en el trayecto desde que salieron del campo y llegaron al consumidor, esto es un 5,1 % por debajo de julio del año pasado (4,86 veces).

La reducción promedio en la brecha del mes se debe, principalmente, al comportamiento de cuatro productos: el Brócoli, el Tomate, la Naranja y el Zapallito, todos con fuertes mejoras en los precios al productor que le permitieron disminuir la diferencia entre los valores de destino y góndola.

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el Área de Economías Regionales de CAME para una canasta de 25 alimentos agrícolas y ganaderos que se consumen en fresco. Para producir el indicador se tomaron los precios diarios online de los principales supermercados del país y más de 200 precios de verdulerías y mercados para cada alimento. De los datos se desprende que:

• En julio, el IPOD agrícola alcanzó un valor de 4,71 veces, 6 % por debajo de junio. De esta manera se consolida una caída acumulada de 20,8 % frente a abril pasado.

• El IPOD ganadero se ubicó en 4,19 veces, 0,5 % por encima de junio.

• La participación del productor en el valor de góndola subió 1,2 % en el mes, llegando al 25,7 %.

• Los productos agrícolas con mayores brechas de precios en el mes fueron la Pera (con 9,07 veces), seguida por la Manzana roja (con 8,67 veces), la Naranja (7,53 veces) y el Limón (7,07 veces).

• Las menores diferencias de julio se registraron en el Ajo (con 2,18 veces), seguido por el Pimiento rojo (2,49 veces), el Brócoli (2,65 veces) y el Tomate de ensalada (2,79 veces).

De los 25 alimentos agropecuarios relevados en julio que integran la canasta del IPOD, en 9 bajó la brecha, en 4 se mantuvo prácticamente sin cambios y en 13 aumentó.

VARIACIÓN DE LA BRECHA

La diferencia promedio de los productos agrícolas-ganaderos bajó de 4,84 veces en junio a 4,61 veces en julio (-4,8 %). Las variaciones más destacadas se dieron en los siguientes productos:

• Brócoli: la brecha bajó de 6,8 veces en junio a sólo 2,65 veces en julio, apuntando una mejora de 4,15 veces. La variación se explica por el comportamiento de los precios al productor, que subieron 123,5 % empujados por la menor oferta que generaron las fuertes heladas en algunas provincias productoras. Los valores al público, sin embargo, no acusaron ese aumento y cayeron en promedio 12,5 %.

• Tomate: la brecha descendió 3,68 veces, de 6,47 veces en junio a sólo 2,79 veces en julio. La disminución se explica por el comportamiento de los precios al productor, que subieron 144,9 % empujados por las fuertes heladas registradas en varias provincias productoras (Salta, Tucumán y Santa Fe). A pesar de ese contexto, los valores de góndola sólo se incrementaron 5,5 %.

• Naranja: la brecha se redujo 2,19 veces, de 9,71 veces en junio a solo 7,53 veces en julio. La variación se explica por un aumento de 22,6% en los precios al productor y una caída de 5 % en los valores al público.

• Zapallito: la brecha bajó 1,73 veces, de 4,93 veces en junio a solo 3,20 veces en julio. La disminución se explica por un aumento de 72,3 % en los precios al productor que compensó la caída de 11,8 % en los valores al público.

Otros dos productos con caídas significativas en sus brechas de precios fueron la Carne de cerdo, con una baja de 1,13 veces (de 7,68 veces en junio a 6,55 veces en julio) y la Berenjena con una disminución de 0,77 veces (de 5,35 veces en junio a 4,58 veces en julio).

INCIDENCIA DEL PRODUCTOR

En julio la participación del productor en el precio que pagan los consumidores (otro indicador que resume la distorsión en el valor durante el circuito logístico del sector agropecuario) mejoró 1,2 %, alcanzado el 25,7 %.

Los productos con menos participación del productor en el precio fueron la Pera con apenas 11 %, la Manzana Roja con 11,5 % y la Naranja con 13,3 %.

LOS MERCADOS DE ABASTO

Las cadenas agrícolas-ganaderas (aunque especialmente las agrícolas) se destacan muchas veces por la cantidad de intermediarios que participan. Por eso, un dato interesante a mirar es lo que sucede con los precios de los productos agropecuarios hasta que llegan a los mercados de abasto.

Si se toman los alimentos para los cuales se recibieron precios de los mercados de abasto en julio, en promedio los valores se multiplicaron por 2,96 veces en ese trayecto, y luego, desde esos mercados hasta el consumidor, los precios se multiplicaron por 1,65 veces.

El IPOD es un indicador elaborado por CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios en el recorrido desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. Esas diferencias son muy dispares según producto, región y tipo de comercio.

En general, las distorsiones están determinadas por comportamientos especulativos de diferentes actores del mercado, básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante en el mercado, más allá de factores comunes como la estacionalidad (que afecta a determinados productos en algunas épocas del año) o los costos de almacenamiento y transporte.

METODOLOGÍA IPOD

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) comenzó a realizarse en agosto de 2015 como una herramienta para conocer las diferencias en el precio que se pagan por algunos productos alimentarios en el campo y en el mercado de consumo.

El relevamiento para elaborar el IPOD de julio se realizó en la segunda quincena del mes, con una cobertura geográfica nacional.

Para conseguir los valores de destino se relevaron más de 200 precios de cada producto en la Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Cruz. El muestreo se complementó, además, con un monitoreo diario de los precios online de las principales cadenas de hipermercados.

Para obtener los precios de origen se consultaron telefónicamente a 10 productores de cada alimento localizados en las principales zonas productoras de cada uno de esos alimentos.

A través del IPOD se busca conocer la variación en el nivel de precios en dos momentos de la etapa de comercialización de un producto alimenticio. Estas etapas son:

- Precio de Origen: Precio que se le paga al productor

- Precio de Destino: Precio del producto en góndola

Así, la diferencia de Precio Origen-Destino indica la cantidad de veces que aumenta el precio del producto al comercializarse en góndola.

 

*Fuente: Came