La Ley 25.551, conocida como “Compre Trabajo Argentino”, está próxima a debatirse en el Congreso Nacional, y es una medida indispensable que permitirá consolidar el fortalecimiento de la industria local, continuar promoviendo la creación de empleo de calidad en la pequeña y mediana industria (PYMI) e impulsar la inversión productiva. Tres aspectos esenciales,  si se considera que la situación actual de la producción local sigue registrando caídas, mientras que en algunos sectores las importaciones han desplazado al producto nacional.

Según la CAME, los puntos más importantes del proyecto son:

· “Con la ampliación de los beneficios de la Ley 25.551 se incrementa la brecha de precios a favor de las PYMIS y se incluyen nuevos actores al compre nacional. De esta manera, por lo menos un 10% de las compras de bienes importados que realizan actualmente el conjunto de empresas y organismos públicos involucrados, podrían sustituirse por productos nacionales.

· Implicaría unos 500 millones de dólares en sustitución de importaciones casi inmediatos y un incremento en las ventas de industrias locales por casi 8.000 millones de pesos.

· La mayor actividad interna que eso generará permitirá la reactivación de la economía, la creación de nuevos empleos y generará un efecto derrame contundente sobre el resto de los sectores productivos.

·   A su vez, es de esperar que en un horizonte de mayor plazo, el porcentaje de compras importadas sustituidas sea muy superior.

·  Es completamente genuino que los recursos que desembolsan en la compra de bienes tanto el Estado como los gobiernos provinciales, municipales y el conjunto de empresas que reciben licencias, concesiones u otros tipos de subsidios estatales, prioricen los bienes fabricados en el país por sobre aquellos producidos en el exterior. Sobre todo en aquellos casos donde el producto argentino equipara al importado en calidad, prestaciones y disponibilidad para ser entregado en tiempo y forma, como sucede en muchísimos sectores.

·  El Compre Nacional es una herramienta utilizada en diversos países del mundo. EE.UU., Canadá, Japón, México, Italia o Brasil son algunos de los casos concretos donde se promueven medidas similares con el objetivo de estimular su industria local.

·  Su aplicación en la Argentina se inició a fines de 2001, con un impacto positivo en la pequeña y mediana industria, pero que no resultó suficiente para que estas empresas sean efectivamente beneficiadas en el proceso de compra. Hoy todavía persiste un porcentaje muy alto de las compras públicas que podrían ser abastecidas por producción local si se cumple efectivamente con el espíritu de la Ley 25.551 y se amplía su alcance.

·  El aporte de las PYMIS a la producción, al empleo y a la inversión productiva tiene una relevancia indiscutible y debe ser fortalecido con políticas como el Compre Trabajo Argentino, que alientan a construir una industria sólida y competitiva, que no es otra cosa que consolidar el desarrollo argentino”

Desde el Centro Empresario de Azul, se considera importante la sanción de este proyecto, ya que solo apostando a la Industria Nacional se podrá generar un fortalecimiento económico para el país; que por supuesto nos llega y beneficia a todos.