La oferta de alojamiento de Azul ha ido incrementando su actividad gracias al trabajo que se promueve año tras año desde el sector privado, que es el principal motor de la actividad turística en la ciudad.

Esta afirmación deviene de la encuesta realizada a un conjunto de emprendedores que se han abocado a trabajar en la actividad turística y quienes conversan con los viajeros que se acercan a la ciudad.

Agradecemos la participación de: Refugio Boca de las Sierras, Chacras de Azcona, Cabañas Dulcinea, Campos de Catriel y cabañas La Tahona.

Procedencia

Respecto a la procedencia, los emprendedores manifiestan que un 85% de los clientes corresponde a Capital Federal y el interior de la provincia de Buenos Aires, mientras que un 12% corresponde al interior del país y el 3% restante a extranjeros, siendo los más recurrentes brasileros y chilenos.

Inicio de temporada

Del universo encuestado un 60% declara que este año hubo un adelanto de la temporada turística, donde en algunos casos se da desde el mes de septiembre. La temporada es considerada exitosa hasta al momento en tanto que las reservas realizadas este año han incrementado entre un 10% a un 30% con un 87% de concreción en las mismas, que en muchos casos significa un 90% de la ocupación de plazas y cabañas.

Respecto a lo expresado por los emprendedores, los meses fuertes son diciembre, enero, febrero, julio y agosto con una ocupación promedio de 3 noches y 4 días. La excepción la representa “Refugio Boca de la Sierra”, que por la actividad deportiva que también realizan, solo junio y julio son considerados meses bajos, manteniéndose en resto del año en constante actividad.

Intereses del turista

Un 50% del turista llega a la ciudad con el objetivo de vacacionar y en la búsqueda de espacios verdes y descanso, mientras un 20% lo hace por actividades deportivas, un20% por visita a familiares y amigos, el 8%  por trabajo y el 2% restante por el festival cervantino.

Para conocer la satisfacción del turista respecto a su estadía en Azul, se consultó cuáles son los comentarios que estos dejan de la ciudad. Si bien todos los emprendedores han manifestado con absoluta certeza que se llevan una muy buena imagen respecto a la belleza y limpieza, también comentan que se sorprenden por la poca promoción turística de la ciudad, no solo respecto a las actividades disponibles para realizar sino también a la variedad de espacios únicos ,  con gran potencial para ser explotados.

En este sentido se consultó sobre el ofrecimiento de paquetes turísticos y un 100% de los encuestados manifiesta la inexistencia de los mismos.

Invertir en turismo

Cada uno de los emprendimientos de la ciudad este año ha marcado un crecimiento en la actividad y es a razón de la inversión que realizan año tras año, al igual que el intento de perfeccionarse en la actividad que realizan.

En este sentido Olaf Jacobson de “Chacras de Azcona” nos cuenta que “este año incorporamos un nuevo espacio de solarium junto a la pileta con reposeras, una cancha de Voley y una habitación más en la Hostería”.  Por su parte, Pablo Choca de cabañas “Las Tahonas” nos comenta que han realizado una “Puesta en valor de un espacio semi-cubierto donde se realizó la construcción de un horno de barro, una barra y colocación de mesas y sillas”.

Por otra parte cada uno de los emprendedores manifiesta que la principal vía de promoción y venta, así como contacto con el cliente se da a través de las distintas redes sociales, sea a través de las páginas Web o Facebook.

Para seguir trabajando

La falta de planificación de manera conjunta sobre esta actividad en la ciudad, es el principal factor que hoy dificulta el aprovechamiento de un nicho que poco a poco ha ido creciendo y haciéndose lugar, pero que no es terminado de explotar.

Si bien hay una promoción turística por parte de los organismos municipales sería interesante que esta se desarrolle con antelación y también en articulación con el sector privado, para darle un impulso al turismo a partir de la divulgación de actividades y propuestas que se ofrecen.

Una proyección entre ambos, es también lo que va a permitir una mayor rentabilidad de la actividad turística para continuar invirtiendo en la Azul, así como para generar puestos de trabajo e incrementar la actividad comercial durante estos meses que suelen ser los más bajos.