Tras la modificación de las categorías del monotributo dispuesta por ley, la AFIP aplicará ahora una serie de medidas que busca impulsar la utilización de la vía electrónica.

De esta manera se introducen cambio como, las recategorizaciones de oficio que realizara el sistema cuando detecte que las acreditaciones bancarias o gastos del contribuyente no son consistentes con el nivel declarado. El movimiento de categoría contara con límites de ingresos siendo un 20% para quienes brindan servicios y un 30% en el sector de comercio.

Una vez que el sistema realice el cambio de categoría, el organismo informará al contribuyente de su situación a través del domicilio fiscal electrónico,  una ventanilla digital dentro de la página web de AFIP. Si bien hasta el momento es un requisito obligatorio solo para los nuevos ingresantes, será obligatorio a partir del 31 de septiembre para quienes ya estén adheridos al régimen.

Respecto a esta nueva medida la institución informa que considerará que el contribuyente es  debidamente notificado cuando  sea abierto el documento digital, o bien los días martes y viernes posteriores a la fecha en que fueron cargados los mensajes al sistema, aun cuando el archivo no se haya abierto. Por  este motivo es que el sistema brinda la posibilidad de adherir a las alertas, para saber  cuándo reciben un mensaje del organismo.

Por otra lado, el trámite de recategorización  pasará a ser obligatorio una vez al año  y en el mes de septiembre. Aun cuando el adherente no lo necesite, deberá ratificar su posición.

A raíz de los cambios propuestos y este impulso que se pretende dar la AFIP a la vía electrónica, a partir del 15 de marzo estará en funcionamiento la aplicación para utilizarla en celulares con sistema Android.

En lo que respecta a facturación también se introducen nuevos cambios. Con anterioridad se facturaba de manera obligatoria a través del sistema desde la categoría H, esta modalidad se extiende a partir de mayo a las categorías F y G, siempre que las facturas sean emitidas a responsables inscriptos en el IVA.

En cuanto a la forma de pago se originan modificaciones destinadas a prohibir la entrega en efectivo. Hasta el día de hoy solo las categorías E, F, G, H, I, J y K estaban obligadas a la modalidad bancaria, pero desde septiembre se extenderá a la categoría D, y para noviembre se pretende alcanzar a las categorías A, B y C. Los esquemas válidos para el pago serán, transferencia electrónica de fondos, uso del cajero automático, débito automático, tarjeta de crédito o cheque.