Con el objetivo de evitar que se frene la venta de equipos electrónicos, el gobierno por decreto, adelanto una reforma tributaria.

El decreto es el 979/17, y anticipó una baja gradual del impuesto interno para los productos electrónicos que se venden en el continente, ya sean nacionales e importados, además de la eliminación del gravamen para los fabricados en Tierra del Fuego.

Con esa medida, el Ministerio de Producción espera que baje entre un 8 y 20% los precios al consumidor, mientras que las empresas se han limitado a no establecer un porcentaje aunque si creen que la baja dependerá del stock, la inflación y la estacionalidad, estimaron.

La medida fue consecuencia de las necesidades expresadas en retiradas ocasiones desde este sector, al igual que el sector automovilístico, aunque desde este último aún no hay medidas previstas.

Parte de esta medida es la que se comunicó días anteriores, cuando desde el gobierno se estableció el congelamiento de salarios por dos años en las compañías electrónicas y de electrodomésticos de la isla, la quita del impuesto interno gradual, el compromiso de eliminar algunos costos portuarios y la obligación por parte de las empresas de no realizar despidos.

Algunos metas del decreto

“8% - Baja de precios: Es el porcentaje que el Gobierno cree que bajarán los valores en lo inmediato

20,5% - En cinco años: Sería la caída de los precios de los productos luego de la eliminación de los impuestos

10,5% - Impuesto interno: Es el impuesto interno que pagarán desde ahora los productos del continente y los importados

0% - Gravamen en la isla: Los productos fueguinos de electrónica quedaron desgravados, tras el decreto”